viernes, 13 de enero de 2017

COMO DEBEMOS COMBINAR LAS AMERICANAS DE CUADROS

 
 
Elegir la combinación perfecta cuando vestimos una americana de cuadros, comúnmente conocido como cuadros ventana, no es sencillo, dado que se conjugan varios factores que dificultan la correcta elección de la camisa y de la corbata.
Aquí vamos a dar unas pautas esenciales para hacer una combinación perfecta.
 


 
La dificultad que entraña la utilización de una americana de cuadros radica en que ese tipo de dibujo condiciona de manera muy importante la camisa que debemos portar. Esto significa que se encuentran descartadas las camisas de cuadros, porque no pueden combinar con una chaqueta que también sea de cuadros y, por supuesto, tampoco tienen cabida las camisas de rayas, ya que la combinación con la americana de cuadros sería un ejercicio imposible y con un resultado siempre grotesco.

Esto nos obliga a formular la primera acotación esencial, y es que la camisa debe ser lisa siempre, bien sea en color blanco, celeste o azul.

Por otro lado, la elección de la corbata para estos casos es algo en lo que no se suele reparar, o directamente no se la otorga ninguna importancia, sin embargo existen unas reglas sencillas que ante la más mínima dificultad hemos de aplicar, y nos otorgará en todo caso un resultado muy satisfactorio.

Observemos que las americanas de cuadros tienen siempre dos tonalidades. La primera es la del color principal o dominante en la tela de la americana, que es color destacado, y también existe un color secundario que es el de los cuadros ventana que suele ser casi siempre un color que genera contraste con el principal para que destaque así sobre el de la americana. Pues bien, las reglas que en todo caso debemos aplicar son las siguientes:

- El color de la camisa debe siempre combinar, digo combinar y no coincidir,  con el color principal de la americana.

- El color de la corbata, o el de alguno de los elementos que la componen, como dibujos o lunares, debe ser siempre coincidente, aquí si digo conscientemente que debe coincidir y no combinar, con el color de las rayas que configuran los cuadros.

Veamos varios ejemplos:
 
 


En este primer ejemplo la americana es gris claro, por lo que la camisa debe combinar con ese color.
Por otro lado las rayas que configuran los cuadros son blancas, por lo tanto la corbata debe ser también blanca.
 
 
En este segundo ejemplo debe observarse la identidad de color existente entre la corbata y las rayas, así como la perfecta combinación entre el color de la camisa y el de la americana.

Lo mismo sucede en el supuesto siguiente:


   
En el caso que vemos a continuación la combinación ente los azules del binomio camisa-americana es evidente, ya que toman como referente el color azul. Por lo que a la corbata respecta,  combina con uno de los dos tonos que configuran los cuadros, que es el marrón.



El ejemplo paradigmático es el que señalamos a continuación, donde se demuestra el perfecto conocimiento de las normas que aquí señalamos.
 
COLOR AMERICANA combina con la CAMISA
COLOR CORBATA igual COLOR CUADROS
 
 
Ç
 
En el siguiente ejemplo ocurre lo mismo, si bien partimos de una premisa diferente del anterior, ya que en el caso anterior el color de la americana era más claro que el de los cuadros. Sin embrago, cuando sucede a la inversa, es decir, el color de los cuadros es más claro que el de la americana, el resultado es igualmente favorable si el color de la corbata coincide con el de los cuadros:
 
   
 

Siguiendo estas normas básicas conseguiremos siempre sacar el máximo partido a las americanas de cuadros y lograr una imagen armónica e impecable.

Lucio Rivas
 
 
 
 

2 comentarios:

  1. Hola. Artículo muy didáctico con ejemplos claros.
    Su blog es de gran valor para personas que, como yo,tenemos poca experiencia o acierto en el buen vestir.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pablete, es una gran satisfacción comprobar como el objetivo que me impulsa a escribir se cumple con comentarios como el suyo. Muchas gracias

      Eliminar