jueves, 3 de septiembre de 2020

EL PROTOCOLO EN EL YATE

 


Aunque nos parezca mentira, las embarcaciones tienen su propia etiqueta. Todo el protocolo de un barco gira alrededor de una premisa esencial, y esta es que los barcos son lugares de espacio reducido por lo que todo el protocolo gira alrededor de esta limitación. Esta razón es la que nos obliga a elegir siempre un vestuario cómodo y a la vez práctico, que no tiene porqué estar reñido con la elegancia.  





1º) El embarque.

Al embarcar debemos vestir siempre con pantalón largo. Este debe ser un pantalón chino o similar de tonos claros. Los pantalones bermudas son utilizados una vez que hayamos accedido a la embarcación y estemos en la cubierta del barco. Asimismo podemos vestir con una camisa de manga larga que en su caso, puede estar debidamente remangada. El calzado deben ser unos mocasines.  
El equipaje debe ser ligero, nunca debemos acceder a una embarcación con maletas aparatosas o baúles. 


Si acudimos como invitados al barco hemos de llevar un presente. Este no será nunca un regalo de decoración ni nada parecido. También se encuentran excluidos los bombones y dulces que sean susceptibles de sufrir los efectos del sol o del calor.

 Lo protocolariamente correcto es portar como presente una botella de champagne, que el agasajado deberá descorchar en la cena de la primera noche ante la presencia de los invitados, dando las gracias por el detalle. Este presente debemos llevarlo oculto en el equipaje cuando se produzca el embarque y lo entregaremos al anfitrión en privado y sin la presencia de terceras personas.




2º) Estancia.
La estancia o permanencia en el barco exige permanecer debidamente calzado en toda la superficie del yate, con la única excepción de las zonas destinadas a solárium y al baño, donde podemos descalzarnos. El calzado debe ser en todo caso de suela de goma exclusivos para ser utilizados en la estancia a bordo. Están admitidos como calzado más adecuado los náuticos y bambas. 


Las damas pueden portar bailarinas. También se admiten las alpargatas. Por el contrario se encuentran descartadas las sandalias y los mocasines como calzado de a bordo. La sandalias porque es un calzado tan espantoso que constituye un atentado contra el buen gusto, y los mocasines porque es un calzado de calle. En las zonas de baño se permite la sustitución del calzado protocolario por chanclas de goma. 
Las mujeres lucirán calzado plano, nunca tacones, por leve que estos puedan ser.

La indumentaria en el barco gira siempre en torno a dos colores esenciales: azul marino y blanco. Toda nuestra indumentaria debe basarse siempre en estos colores.





Los pantalones serán de color predominantemente blancos y las camisas serán de algodón o lino.

- PROTOCOLO DE MAÑANA.

De día luciremos pantalones cortos y polo. No está permitido pasear por la cubierta en bañador ni con el torso descubierto o con camisa desabotonada. Si acudimos a la zona de baño iremos en bañador con chanclas de goma y polo o camisa, acompañados de nuestra toalla. Una vez en la zona de baño procederemos a desabotonar la camisa y no antes. 





El traje de baño de los caballeros debe llegar a la mitad del muslo. Los bañadores tipo pirata son impresentables de todo punto de vista. Tampoco son admisibles los bañadores tipo bermuda, porque sus  dimensiones son las propias de  los pantalones cortos y no de los trajes de baño.

Las damas irán a bañarse ataviadas con un pareo o similar y preferentemente con traje de baño o con un bikini de cintura alta.




Es necesario cubrirse la cabeza siempre con un sombrero panamá o similar y nunca una gorra. Esta prenda, al igual que las viseras se encuentra reservada exclusivamente para la práctica de algunos deportes. 




A la hora del almuerzo lo caballeros podemos vestir una polera de lino, y una sencilla blusa estampada las damas. Si el almuerzo tiene lugar en el interior se deberá vestir pantalón largo, y falda de hilo o algodón las damas. Si el almuerzo es en el exterior se permite pantalón corto, pero nunca se debe comer en bañador.





- PROTOCOLO DE NOCHE
  
Cuando se retire la luz de día y llegue el momento del anochecer, serán sustituidos los pantalones bermudas por pantalones largos, y el polo en todo caso por una camisa de manga larga. 

En la cena debemos vestir ataviados con una americana, y con más motivo si la cena tuviera lugar en la cubierta del barco. Las americanas serán de tejido de lino o seersucker.
 



3º) Excursiones

Desembarcar para realizar alguna excursión supone un ligero cambio en el protocolo del atuendo. Debemos estar en todo momento con pantalón largo y mocasines o loafers.  
Si la excursión no es en época estival, no debemos olvidarnos algún jersey de lana azul marino, o blanco con rayas azules. Si llevamos chaqueta, esta será siempre una blazer con botones dorados.


Las mujeres deben ir maquilladas de forma muy tenue, sin joyas, con excepción de algún pequeño detalle complementario de materiales que no sean nobles. 


En cuanto al reloj de pulsera, este será siempre deportivo, con cierre metálico o de caucho resistente. 


Lucio Rivas


5 comentarios:

  1. Maravilloso artículo.
    Me encantan todas las recomendaciones protocolarias.
    Muchas gracias D. Lucio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sus palabras estimado Salvador, celebro le haya gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Excelente publicacion !!Por eso es siempre esencial tener un buen calzado nautico para esas ocasiones.

    ResponderEliminar