martes, 16 de diciembre de 2014

El Atuendo del Director de Orquesta


 
   

 La informalidad, la pérdida de las normas sociales y del protocolo se ha instalado en todos los órdenes de la vida contemporánea. El mundo del sinfonismo no es una excepción. Me centro exclusivamente en el aspecto sinfónico de las actividades musicales porque quiero dejar de lado al director de banda y al director de cámara. El primero, porque tiene la obligación de vestir el uniforme reglamentario de su banda, y el segundo, porque la ausencia de vestimenta formal se ha establecido en el mundo de la música de cámara de tal manera, que vive desde hace tiempo al margen de cualquier norma de protocolo, llegando al extremo de establecerse como uniforme las camisas de color negro desabotonadas, como podemos apreciar en todas las interpretaciones de la sala de cámara del Auditorio Nacional de Música de Madrid.



James Conlon
     El director de orquesta sinfónica ha sido tradicionalmente considerado como el paradigma de la etiqueta en el mundo musical, pero este rigor se va perdiendo a pasos agigantados.   

     El atuendo formal del director de orquesta sinfónica es el frac, al igual que el de los maestros que componen la orquesta. Lamentablemente esta indumentaria en la actualidad se ve en muy pocas ocasiones por parte de los directores, no así de los músicos, lo que constituye un inadmisible desequilibrio, ya que no puede el director vestir de manera más informal que los músicos a los que precisamente va a dirigir.

Inbal

     La relajación de estas costumbres ha llegado al extremo de asistir a presenciar como directores de orquesta toman la batuta con un simple traje con corbata, como ha hecho por ejemplo, en multitud de ocasiones, José Pons cuando se encontraba al frente de la Orquesta Nacional de España, donde  además se apreciaba muy claramente cómo ni siquiera el traje estaba hecho a medida.

     Lamentablemente la indumentaria formal en las orquestas sinfónicas es cada vez menos frecuente. No obstante, podemos llevarnos hoy día alguna sorpresa agradable en este sentido, como ha sido el caso del pasado viernes día 12 de diciembre con la persona del director estadounidense James Conlon, quien dirigió magistralmente la séptima sinfonía de Dimitri Shostakovich en el Auditorio Nacional de Madrid. En este caso llevaba un impecable frac de hechuras casi perfectas. También debo mencionar a mi admirado Harry Bickett, quien en la dirección de Alcina de Haendel que tuvo lugar el pasado día 14 de octubre, llevaba un espléndido frac que no lucia lo que debiera por no encontrarse, en este caso las mangas, en el lugar que corresponde y exceder de la altura de la muñeca.  


Mutti

     Como corolario debemos señalar que, el rigor de la etiqueta y la relajación de las costumbres, no obsta para que seamos exigentes con el atuendo que en cada momento debe portar aquella persona que desarrolle un papel destacado en cualquier faceta de la vida, no sólo por respeto a la actividad que desarrolla sino por respeto a los demás, que en última instancia, somos los destinatarios de su arte.    
  
L.R.
    

14 comentarios:

  1. Estimado Lucio Rivas: soy mujer y directora de orquesta. Dirijo una Orquesta infantil y Juvenil, por lo que actuamos durante el día. Acostumbro a vestir vestido de Cocktel oscuro... cuál cree que es la etiqueta correcta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo, mil disculpas por el retraso en contestar. Diversas circunstancias que no vienen al caso me han tenido apartado de la gestión del blog.
      Por lo que respecta a la pregunta formulada, le comento que la formalidad del atuendo del director del orquesta se encuentra condicionado por dos factores: el momento de la interpretación, es decir, si es en horario diurno o vespertino. Y, por otro lado, el atuendo que lleven los músicos. En este sentido si la interpretación tiene lugar en horario diurno se permiten colores que no sean el negro riguroso, siempre que la indumentaria de los intérpretes sea más relajada. Por el contrario si la interpretación tiene lugar en horario vespertino, se impone una indumentaria más estricta, donde el color negro es básico.
      En su caso, al tratarse de una orquesta infantil y juvenil, deduzco que los interpretes no lucen riguroso frac, sino atuendos más relajados. Por ello si su atuendo es de cocktel oscuro, siempre que no sea de color negro, es una elección siempre acertada.
      Reciba un saludo muy cordial

      Eliminar
    2. Respuesta fácil: lo que quieras. Lo importante en la MÚSICA es la MUSICALIDAD. Alguien se atreve a llamar mediocre a Bernstein por dirigir vestido de chándal? Con esta pregunta dejo a cada uno razonar su propio criterio.

      Eliminar
  2. Hola... Me gustaría saber cual seria la vestimenta q deberían usar tanto los músicos hombre y mujeres de una orquedta profesional... Tanto para conciertos que requieran vestimenta de gala, semifinales, didácticos, opera o ballet en los que la orquesta permanece en la fosa, le agradezco su opinión...

    ResponderEliminar
  3. Hola... Me gustaría saber cual seria la vestimenta q deberían usar tanto los músicos hombres y mujeres de una orquesta profesional... Tanto para conciertos que requieran vestimenta de gala, semiformales, didácticos, ópera o ballet en los que la orquesta permanece en la fosa, le agradezco su opinión...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. La formalidad del atuendo del director del orquesta está siempre referido a dos elementos esenciales, que son el momento de la interpretación, es decir, si es en horario diurno o vespertino. Y, por otro lado, la formalidad del evento. En este sentido si la interpretación tiene lugar en horario diurno se permiten colores que no sean el negro riguroso, siempre que la indumentaria de los intérpretes sea más relajada. Por el contrario si la interpretación tiene lugar en horario vespertino, se impone una indumentaria más estricta, donde el color negro es básico.
      Por otro lado hay que diferenciar si asistimos a un concierto de una orquesta profesional en un auditorio o, por ejemplo, de una orquesta infantil en un templete a quiosco. Cuando asistimos a conciertos en auditorios por orquestas profesionales en horario de tarde/noche se impone el más riguroso protocolo con el frac. A medida que vayamos cambiando el horario, el lugar de celebración del concierto y la profesionalidad de los músicos, eel protocolo se va relajando.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Nunca. Los directores de orquesta no deben llevar nunca guantes.

      Eliminar
  5. Y que hay del tipo de vestimenta que utiliza André Rieu, me refiero a la camisa con un botón en el cuello, ¿cómo se llama?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un cuello de la indumentaria del siglo XIX. Es un cuello Elliot con pañuelo y broche.

      Eliminar
  6. ¿Entonces Yuja Wang es una sacrílega de las formalidades? El hecho de tocar con trajes casi de discoteca no reduce lo más mínimo su excepcional calidad como músico.
    La música clásica está pasando por momentos de cambio y flexibilización en las formas. Se trata de disfrutar de la música, luego no quieran que un joven vaya a un concierto de Brahms si se le va a mirar mal por cruzar la pierna derecha sobre la izquierda en vez de al revés, u otros protocolos absurdos.

    ResponderEliminar
  7. Buenas tardes, los directores de orquesta, bandas, o grupos que estén debidamente uniformados con prenda de chaqueta de cualquier tipo, sea de botoneria amplia o no, ¿deben de dirigir (ya que están de pie) con la chaqueta debidamente abotonada o están exentos? dado el movimientodde brazos y ejecuciones que realiza. Y a su vez en caso de desabrocharse para dirigir, ¿debería abrochar su chaqueta al finalizar cada partitura para volverse a saludar al público?

    ResponderEliminar
  8. Todo depende de la facilidad en la movilidad de los brazos. Lo más conveniente es que dirijan con la chaqueta debidamente abotonada, ya que los movimientos de la chaqueta desabotonada pueden suponer una distracción para los músicos, de ahí lo importante de acudir a un buen sastre que haga una chaqueta o levita que posibilite los movimientos sin renunciar a un perfecto y ajustado corte. En caso de desabotonarse para dirigir, lo correcto sería abrochar su chaqueta al finalizar cada partitura para volverse a saludar al público.

    ResponderEliminar