lunes, 4 de julio de 2016

DAVIDOFF LA MARCA DEL LUJO Y DEL SABER VIVIR

 
Zino Davidoff creó el disfrute del lujo. Tuvo una vida de película y toda su filosofía se traduce en disfrutar con deleite de los placeres de la vida. Todos aquéllos a los que nos gusta el disfrute y deleite de lo mejor, debemos admirar necesariamente a Zino Davidoff.
 


 


La marca Davidoff aparece íntimamente vinculada al lujo y al refinamiento. Zino Davidoff era hijo de un comerciante de tabacos de Kiev. Su familia se exilió en Suiza huyendo del antisemitismo imperante en la Europa de aquellos años. A los 19 años se marcha a Sudamérica y al Caribe para conocer de primera mano la elaboración de los cigarros.
 
 
“Disfrutar de un cigarro puro tiene que ver con el placer refinado de vivir” afirmaba Zino Davidoff, a la vez que recomendaba: “Fume menos, pero fume mejor; convierta su afición en un culto, en una filosofía de vida”.
 



De regreso a Suiza instaló en la tienda de puros de su padre una impresionante cava para la conservación de los cigarros, y pronto se convirtió en el tabaquero de referencia en Europa.
 
 
Con el gran Gonzalo de León. Embajador de la marca Davidoff
 
En 1991 se instala Davidoff en la República Dominicana, donde se producen en la actualidad. El valle del Cibao es la principal región tabaquera de este país, que posee un microclima idóneo para el cultivo del tabaco.
 

En Villa González, en pleno corazón del Cibao, se alza la moderna fábrica de tabacos Davidoff, trasladada hace más de una década desde el centro de Santiago, tras sufrir un incendio. Se cultiva en 325 hectáreas de terreno, y las hojas son las tres variedades que predominan en el valle: Piloto, San Vicente y Olor, que conforman la tripa y capote del puro dominicano, mientras que las sedosas hojas de capa que Davidoff utiliza en sus cigarros son de la variedad Connecticut, cultivada en Ecuador.
 

Davidoff crea desde el primer momento los mejores cigarros que existen, no hay puros como los Davidoff y, de todos ellos, mi favorito es el Nicaragua Toro, que no tengo reparos en reconocer que es para mi, el mejor cigarro del mundo.



El Nicaragua Toro es elegancia y equilibrio, tiene notas florales, toques de café y cuero, con un final muy largo.




Davidoff Nicaragua Toro. Mi cigarro favorito
En el mundo de los cigarros, como en todas las facetas de la vida humana, la perfección no existe, pero si hay algo que se aproxime a ella es, sin duda, Davidoff.  
 
Lucio Rivas
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario