domingo, 29 de octubre de 2017

LAS CORBATAS DE LUNARES



En muchas ocasiones las corbatas se encuentran sometidas, en alguna medida, a ciertos dictados en cuanto a las tendencias, pero pese a ello no es menos cierto, que existe un tipo de corbatas que constituye un clásico que representa la elegancia intemporal.

Entre ellas están las corbatas de lunares y las de rayas. Pues bien, en esta entrega vamos a desvelar los secretos para la perfecta combinación de las corbatas de lunares.




A la hora de vestir corbatas de lunares debemos observar las siguientes reglas:

1º) COLOR. 
Para dominar las combinaciones de las corbatas de lunares hemos de advertir, como primera cuestión esencial, que estas corbatas tienen, al menos, dos tonos. Uno de ellos, considerado el principal es el color del fondo de la corbata y, el segundo, es el color de los lunares. Acertaremos siempre si el color básico o de fondo combina con la americana y, por su parte, el color de los lunares coincide con el de la camisa.







Por otro lado, en aquellos casos en los que los lunares de la corbata sean de varios colores, hemos siempre de intentar las combinaciones con el dominante. En este caso es el azul oscuro:




Aunque en determinados casos también es posible que combinemos la camisa con cualquiera de los tonos de los lunares que porta la corbata.



2º) TAMAÑO.
Especial cuidado hemos de tener con el tamaño de los lunares de nuestra corbata. No todos los tamaños son iguales. Los más discretos y elegantes serán siempre los diseños de lunares pequeños. Por el contrario, cuanto mayor sea el tamaño de los lunares más difícil es su combinación y menos elegante será el resultado. Aquí vemos dos corbatas con iguales colores, pero con diferentes tamaños de lunares, donde queda patente la discreción y elegancia de los lunares pequeños, frente a lo escasamente discreto de los lunares grandes.   





3º) NUMERO.
El número de los lunares es un criterio que generalmente no se tiene en cuenta pero resulta de tremenda importancia. La presencia de un número elevado de lunares supone que el color que percibimos sea diferente al caso contrario, es decir, cuando el número de lunares en la misma corbata resulta sensiblemente inferior, aunque el tamaño de los mismos resulte idéntico en ambos casos.




Todos los casos expuestos tienen un denominador común para que el resultado sea óptimo visualmente y estéticamente elegante: la proporción.

Por otro lado, hemos de desterrar la vieja idea de que las corbatas de lunares no combinan con camisas de cuadros o de rayas. Esta aseveración no es cierta, si bien toda combinación será admisible si guardamos ese equilibrio de proporciones al que hemos hecho referencia, de tal suerte que una corbata de lunares puede no ir particularmente bien con una camisa de cuadros y, sin embargo, combinará perfectamente con una camisa de rayas finas o una camisa de cuadros pequeños. 


Una corbata de lunares se puede usar en prácticamente cualquier entorno. Ya sea que se trate de trabajo, un evento nupcial o una gala cada ocasión.

En cuanto a las combinaciones a evitar, es importante que no combinemos corbatas de lunares con americanas de cuadros, el resultado no es el más elegante:






Es siempre importante que evitemos corbatas de lunares grandes:




Los lunares, como hemos manifestado, deben ser del tono de la camisa y el fondo de la corbata debe ir de acuerdo a la americana y no al revés.



Podemos llevar corbata de lunares y camisa de cuadros, siempre que esos guarden proporción, sean discretos y tenga el mismo color que los lunares de la corbata.


Lucio Rivas

1 comentario:

  1. Buenas tardes :
    darle la enhorabuena por estas publicaciones tan sencillas y brillantes y quisiera pedirle un articulo sobre combinacion de abrigos .Un saludo .

    ResponderEliminar