domingo, 7 de mayo de 2017

LAS SOLAPAS DE LA CHAQUETA



Las solapas de las chaquetas, o de las americanas, constituye una de las partes esenciales de esas prendas y, por lo general, no se le presta la atención debida. El papel que desempeñan es tan importante que si no elegimos el tipo de solapa y las dimensiones correctas de la misma, el conjunto puede arruinarse, ya que las solapas son las que marcan la armonía y la proporción de todo el conjunto.




Las solapas tienen su origen en algo muy simple, que conviene no perder de vista para que no se desvirtúe su finalidad y sus dimensiones. El origen de las solapas no es otro que plegar hacia afuera el cierre de la parte superior de las prendas como las casacas militares:



Abertura que provoca el nacimiento de las solapas:




TIPOS DE SOLAPAS:



1º) SOLAPA DE MUESCA
La denominada solapa de la muesca es la solapa más común que se encuentra en la mayoría de las chaquetas. Se llama solapa de muesca porque hay un corte en forma de “V” denominado muesca, que crea una forma de triángulo. 



Es el tipo de solapa menos formal.

2º) SOLAPA DE PICO
Las solapas de pico, también conocidas como solapas de punta de flecha, son mucho más formales, y se reservan para americanas cruzadas y blazer. 



Esta solapa se caracteriza por apuntar hacia arriba en forma de pico.



3º) SOLAPA REDONDEADA
En este caso el cuello completo de la solapa es redondeado, dando la impresión que está sin cortar, dando un aspecto muy diferente que las dos opciones anteriores. Es la solapa característica de los verdaderos esmoquin. Y tienen diversas variantes:




Por el contrario, las chaquetas de esmoquin que no tengan solapas redondeadas, pierden el rigor festivo para el que está diseñada esta prenda.

  


LONGITUD DE LAS SOLAPAS

La longitud de las solapas viene condicionada directamente por la altura a la que se encuentre el botón superior de cierre de la chaqueta. 


De esta forma cuanto más abajo se encuentre el botón de ajuste para cerrar la americana más longitud tendrá la solapa.



ANCHURA DE LAS SOLAPAS
Cada tipo de solapa puede confeccionarse con los tipos de ancho que consideremos. Ahora bien ¿Qué ancho de solapa es el más indicado?.


Existe una regla fundamental que debemos procurar cumplir en todo caso, y es que el ancho de la solapa no debe exceder nunca de la mitad de la distancia comprendida entre el hombro y el cuello, es decir, debe quedarse ligeramente por debajo de la mitad de esa distancia. 

Ejemplo de solapa excesivamente ancha

Excederse de esa dimensión supondría una solapa excesivamente ancha, que no ayuda de la proporcionalidad del conjunto, ni siquiera con personas cuya complexión fuese muy atlética.

Dimensiones exactas del ancho de las solapas



Ancho perfecto de solapa. Obsérvese que la linea de la solapa llega hasta la mitad de la longitud comprendida entre el cuello y el hombro  


Por otro lado, la longitud mínima de las solapas es aquella que se encuentra en un tercio de la longitud señalada, es decir, entre el cuello y el hombro. Todo lo que sea portar una solapa que no exceda de ese tercio de longitud se considera una solapa excesivamente estrecha y no armoniza el conjunto, porque genera un desequilibrio muy considerable.

Solapas estrechas



Esto supone que debemos huir en todo caso de la esperpéntica moda actual de portar chaquetas con solapas muy estrechas, ya que es una tendencia alejada de la más estricta elegancia.    

La principal consecuencia del ancho de las solapas es que este marca el de la corbata, según una regla fija que debemos observar en todo momento.


Esta regla consiste en que el punto más ancho de la corbata debe ser siempre coincidente con el punto más ancho de la solapa de la chaqueta. En caso contrario, es decir, cuando no se respeta esa equivalencia se genera un desequilibrio de proporciones que resulta antiestético y nada elegante, que podemos darnos cuenta con solo pensar en una chaqueta de solapas muy anchas combinado con una corbata estrecha o, a la inversa, una corbata muy ancha bajo una chaqueta de solapas demasiado estrechas. 
La proporción de las medidas es siempre una premisa de la elegancia. 

Lucio Rivas

7 comentarios:

  1. Hola,

    Muchas gracias D. Lucio. Como siempre muy exhaustivo y útil.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro le guste. Muchas gracias por el comentario. Saludos cordiales

      Eliminar
  2. Hola Sr. Rivas, buenos días. Un artículo, como siempre, de gran utilidad.

    A colación del mismo me gustaría hacerle una consulta.
    Dispongo de dos trajes clásicos, uno en azul marino y otro gris marengo, siendo éste último de solapa muy estrecha. Lo suficiente como para limitarme profundamente con la elección de corbata. Quiero hacerme un tercer traje con motivo de una boda y estoy dudando entre dos opciones y varias variantes.
    Una de ellas sería gris, en un falso liso y quizá alguna tonalidad más clara que el marengo. Tres piezas (o no) y con solapa de muesca.
    La otra posibilidad es un azul marino de raya diplomática, tres piezas (aquí no dudo), con chaqueta cruzada, solapa más ancha y en punta (british banker suit).

    La duda principal es optar por otro parecido y versátil (dejaría el gris marengo para ocasiones más informales) e ir ganando fondo de armario, o hacerlo por algo totalmente distinto y darme un auténtico capricho.

    Le agradezco la labor, pero sobre todo la educación con la que la realiza. Es un gusto.

    Reciba un cordial saludo.

    Felipe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Felipe, gracias por sus comentarios. Si me permite aconsejarle, cuando se refiere a un gris más claro no dude en hacerse un traje príncipe de gales de tres piezas. Es uno de los más elegantes que existen, sin lugar a dudas. Otra opción es, como me indica, el traje cruzado de raya diplomática, pero siendo cruzado nunca debe ser de tres piezas.
      Primero intente tener un fondo de armario con los trajes esenciales y posteriormente hágase un traje a capricho o innovador. Creo que es la forma correcta de ir creándose un armario interesante.
      Reciba un saludo muy cordial

      Eliminar
    2. Muchas gracias por su respuesta Lucio. Estoy de acuerdo con usted en el Príncipe de Gales como una opción conveniente. El problema que me plantea es mi estatura (1.70) ya que hace tiempo leí que los hombres que no superasen el metro ochenta no deberían elegir este estampado. Sí es cierto que a pesar de ser una persona de baja estatura soy delgado y esbelto.

      Un saludo, y gracias de ante mano.

      Eliminar
    3. No se deje guiar por ese comentario, Felipe. Carece de todo fundamento. Haga la prueba no se arrepentirá. Un saludo muy cordial

      Eliminar
    4. Muchas gracias Lucio. Este cruce de respuestas ha sido de grandísima ayuda. Un saludo.

      Eliminar